¿Qué es el vitíligo?

El vitíligo es un trastorno de la pigmentación de la piel de causa desconocida, que da lugar a áreas de la piel blancas.

¿Cualquier persona puede tener vitíligo?

Se trata de una enfermedad poco frecuente que afecta aproximadamente al 1% de la población, y no hay diferencias entre razas, países ni sexos. Sí que es conocido que tiene tendencia a aparecer en aquellas personas que tienen antecedentes de algún familiar afecto.

Puede afectar a cualquier edad, incluyendo a los niños, y su pico de incidencia está alrededor de los 20 años de edad.

¿Cuál es su causa?

La causa es desconocida, aunque se considera que se trata de una enfermedad autoinmune, es decir, una enfermedad en que el sistema inmune del propio cuerpo se altera y actúa contra las células de la piel encargadas de producir el pigmento. Esto ocurriría en personas con predisposición genética, produciendo las manchas blancas en la piel.

¿Puede tener otras repercusiones en la salud?

Por lo general se trata de una afectación limitada a la piel, aunque en algunos casos se puede asociar a otras enfermedades autoinmunes de tiroides, páncreas o un tipo de anemia de origen autoinmune (hiper o hipotiroidismo en un 10%, diabetes en un 5-7% y anemia perniciosa de forma menos frecuente). Por este motivo es recomendable realizar una analítica de sangre al diagnosticarse el vitíligo.

¿Cómo se manifiesta el vitíligo?

El paciente con vitíligo puede presentar una o varias manchas blancas en la piel, habitualmente distribuidas de forma simétrica en ambos lados del cuerpo. Los sitios que se afectan con más frecuencia son la cara, en las zonas de alrededor de la boca, la nariz y los ojos, las manos y la superficie de las articulaciones ya que se tratan de zonas de roce. El vitíligo tiene tendencia a aparecer en zonas de la piel donde previamente se ha producido una herida, de forma que puede aparecer sobre cicatrices, recientes o antiguas, y sobre zonas del cuerpo expuestas a traumatismos.

vitiligo  - Vitiligo

¿Cómo se trata?

El vitíligo es una enfermedad que fundamentalmente ocasiona problemas estéticos, de forma que la decisión de tratarlo o no, recae sobre el paciente. El éxito del tratamiento es variable, y depende de la extensión de las lesiones y del sitio en que han aparecido.

En primer lugar, es importante proteger estas áreas de piel del sol, ya que carecen de la protección natural que les conferiría el pigmento.

En cuanto al tratamiento, se pueden realizar tandas de corticoides tópicos, combinadas con cremas de inhibidores de la calcineurina como tratamiento de mantenimiento. Si las lesiones son muy extensas es posible utilizar tandas de corticoides orales.

Una alternativa que ha demostrado también su eficacia es la fototerapia, aunque como inconvenientes, el paciente se ha de desplazar a un centro hospitalario para realizar las sesiones al menos dos veces por semana.

En algunos casos también se aplica una crema de kellina, que es un producto que aumenta la sensibilidad de la piel al sol, para posteriormente hacer exposiciones cortas a la luz solar, con la intención de estimular la producción de pigmento.

También, como última opción, en casos en que está afectada la mayor parte de la superficie corporal, una alternativa es intentar despigmentar las zonas que mantienen el pigmento, con tal de igualar el tono de piel. Esto se puede realizar con cremas despigmentantes o con ayuda de láser.

LLÁMANOS AL
93 459 03 44 / 628 097 342whatsapp 300x300 - Vitiligo
info@clinicatufet.com

Todo sobre Virtíligo en nuestro Blog

Start typing and press Enter to search

Traductor »