fbpx
 In Prevención, Salud Femenina

Uno de los mayores retos a los que se enfrenta una pareja es mantener encendida la llama del amor, conseguir estar juntos muchos años, y encontrar el amor de nuestra vida. Conseguir estos objetivos se complica cuando los integrantes de la pareja olvidan el presente y piensan más en el mañana que en el hoy. Es entonces cuando la pareja pierde la consciencia de la realidad y vive en un mundo de fantasía e ilusión que a la larga acaba con la relación.

calidad-vida-pareja-clinica-tufet

Cuando iniciamos una relación amorosa caemos en un estado irracional. Este enamoramiento hace que no seamos conscientes de la realidad física de nuestra existencia. En nuestro mundo todo se rige por una ley natural: los cambios y las transformaciones, empezamos y acabamos, volvemos a empezar otra cosa y la acabamos, en definitiva, vamos transformando la vida y vivimos las experiencias en fases que tienen un principio y un final.

Pero cuando se trata de un sentimiento o emoción que nos da placer, como es el enamoramiento, no aceptamos esta ley natural de la temporalidad y convertimos la vida y las acciones en un tiempo eterno e inacabado, sin principio y sin final.

El verdadero amor es aquel que no está condicionado, que se acepta y te deja libre. Para la estabilidad emocional interior, hace mucho daño pensar en la persona amada como la única de tu vida, ya que lo único que estas creando son expectativas falsas. Puede ser para toda la vida o no, nadie lo sabe. Lo único que sabes es que esta persona es tu persona en esta fase de tu vida, y que para mantener la llama del amor y la relación debes aprovechar el presente, el único tiempo real. Si piensas constantemente en el futuro estas dejando de lado el presente, que es el primer principio para construir un futuro, estropeando, así, el motor de la relación, que es el día a día. APROVECHA los momentos presentes con tu pareja.

Start typing and press Enter to search

Traductor »
tetosterona 150x150 - Vivir el presente: CARPE DIEMultrshapev3slide 150x150 - Vivir el presente: CARPE DIEM