fbpx

            VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO.

¿Qué es la infección por el virus del papiloma humano?

La infección por el Virus del Papiloma Humano (VPH) es la enfermedad de trasmisión sexual más frecuente en el mundo: afecta al 20% de la población de entre 15 y 50 años y más del 50% de las personas sexualmente activas resultan infectadas al menos una vez en su vida por el VPH a través del contacto sexual genital, anal y oro-genital.

El mayor pico de prevalencia del Virus del Papiloma Humano (VPH) se registra en mujeres de entre 20 y 24 años yen hombres de entre 25 y 35 años, ya que la presencia del VPH está directamente relacionada con la actividad sexual y el número de parejas sexuales. El utilizo del preservativo no elimina el riesgo de contraer la infección del VPH.

LLÁMANOS
93 459 03 44/ 628 097 342whatsapp 300x300 - La infección por el virus del papiloma humano y la displasia anal
info@clinicatufet.com

¿Qué es la displasia anal y que consecuencias tiene?

El Virus del Papiloma Humano (VPH) tiene distintas consecuencias para la salud. En algunos casos la infección discurre de forma asintomática y en otros origina patologías como condilomas y displasias a nivel anal o genital (lesiones precancerosas) que pueden evolucionar en cáncer.

La displasia es una lesión en la piel o mucosa de los genitales y del ano consecuencia de la infección crónica del VPH que se adentra en las células de la zona afectada hasta transformarlas.

Es la lesión que precede al cáncer y hay varios tipos: la de bajo grado que únicamente debe controlarse de forma regular y la de alto grado que ha de ser tratada para evitar que derive en enfermedades más graves.

¿Cómo se diagnostica el virus de papiloma humano y la displasia anal ?

La citología, a la que ya se someten anualmente las mujeres para hacer frente al cáncer de cérvix y de vulva, es una prueba diagnóstica indolora que detecta si existe o no una infección por el VPH y si hay displasia.

Si la hay, también establece el tipo de cepa de VPH evaluando si se trata de una infección de bajo o alto riesgo que pueda derivar en una displasia.
La citología se realiza de forma ambulatoria, no precisa algún tipo de preparación previa y permite al paciente de reanudar inmediatamente sus actividades diarias.

A través de un bastoncillo de algodón introducido unos 3-4 cm en el canal anal, durante 30-40 segundos recogeremos células de la mucosa del canal anal y las analizamos para determinar si hay o no infección por el virus y displasia.

En caso de que la citología resulta positiva por displasia se aconseja realizar una anuscopia de alta resolución que representa en GOLD STANDARD en el diagnostico de la displasia anal. Es el análogo de la colposcopia a nivel cervical en las mujeres. Esta prueba  incrementa hasta 40 veces la visión de la zona del canal anal para evaluar con gran exactitud la presencia de displasias originadas por el VPH y practicar, si es conveniente, una biopsia y sucesivamente tratarla de forma precisa.

La anuscopia de alta resolución no requiere ningún tipo de preparación previa,  se realiza de forma ambulatoria, dura entre 10-20 minutos y como único efecto el paciente puede notar molestia pasajeras debidos a la introducción de la sonda en el ano. Una vez realiza la prueba el paciente puede realizar vida normal.

La citología puede salir negativa a pesar de estar presente la infección o la displasia en un 20% de los casos. Por esta razón en pacientes a alto riesgo de displasia anal como los hombres que tienen sexo con hombres, pacientes inmunosuprimidos (p.e. VIH, trasplantados, …) o mujeres con antecedentes de displasia de alto grado a nivel cervical o vulvar.

citologia de ano - La infección por el virus del papiloma humano y la displasia anal
Citología anal
anuscopia1 1 - La infección por el virus del papiloma humano y la displasia anal
Anuscopia de alta resolución

 ¿Hay que tratar la displasia? ¿Cómo se trata?

Una vez diagnosticadas  las lesiones precancerosas (displasia de alto grado) y/o  los condilomas necesitan un  tratamiento mirado y seguimiento cada 6 o 12 meses. La displasia de bajo grado no necesita ningún tratamiento, solo seguimiento anual.

La mayoría de los tratamiento se pueden realizar de forma ambulatoria con anestesia local o una ligera sedación dependiendo de la extensión de las lesiones. Generalmente el tratamiento consiste en una ablación de las lesiones con laser o electrocoagulación, mientras ocasionalmente puede ser necesaria una exéresis o extirpación quirúrgica del lesión para analizarla.

¿Hay que hacer seguimiento tras el tratamiento de la displasia?

 El seguimiento en el tiempo de estas lesiones anales precancerosas es fundamental.

Aunque en la mayoría de los casos se puede conseguir una erradicación completa de las lesiones macroscópica los tratamiento no eliminan la infección del virus del Papiloma Humano y la recurrencia de las lesiones es alta.

Por esta razón es recomendable realizar un seguimiento durante cada 6-12 meses con una visita proctológica, citología y Anuscopia de alta resolución que permita diagnosticar precozmente las recurrencias y tratarlas.

Todo sobre el Virus del Papiloma Humano en nuestro Blog

Start typing and press Enter to search

Traductor »