psoriasis

psoriasis

¿QUÉ ES LA PSORIASIS?
¿CUÁL ES SU CAUSA?

La psoriasis es una afección inflamatoria de la piel de causa desconocida, que suele afectar a cuero cabelludo, codos y rodillas, aunque también puede aparecer en otras localizaciones. Es frecuente que los pacientes con psoriasis tengan algún familiar afecto.

La causa de la psoriasis se desconoce, se trata de una enfermedad producida por la confluencia de múltiples factores; Es necesaria, por un lado, la predisposición genética de la persona, y ello, junto a algunos otros factores desencadenantes que se desconocen, inducen la aparición de la enfermedad mediante la alteración de ciertas vías inmunológicas.

¿Cómo se manifiesta?

Se trata de una enfermedad con múltiples formas de expresión clínica en función del tipo de psoriasis que se presente: vulgar, guttata, eritrodérmica, invertida, palmoplantar y ungueal.

1. Psoriasis vulgar

Se presenta en forma de placas rojas y descamativas, más frecuentemente localizadas en cuero cabelludo, codos y rodillas, pero que pueden aparecer prácticamente en cualquier localización.

2. Psoriasis guttata

Es más frecuente en la población joven y en niños, y frecuentemente aparece tras infecciones faríngeas. Aparece en personas predispuestas a padecer psoriasis, en forma de pequeñas gotas de lesiones distribuidas por todo el cuerpo que habitualmente respetan la cara. Estas lesiones habitualmente se resuelven espontáneamente y en ocasiones sin ningún tratamiento. Estos cuadros pueden recidivar, o incluso derivar un tiempo después en una psoriasis vulgar.

3. Psoriasis eritrodérmica

Consiste en una afectación de prácticamente la totalidad de la superficie corporal por un brote de psoriasis. Habitualmente la cara está respetada. Es frecuente que estos pacientes tengan antecedentes personales o familiares de psoriasis.
La psoriasis invertida es aquella que afecta a pliegues, en forma de manchas rojas brillantes prácticamente sin descamación, que afectan a pliegues axilares, inframamarios, inguinales o interglúteo. Habitualmente estos pacientes son diagnosticados erróneamente de infecciones por hongos, aunque responden mal a estos tratamientos.

4. Psoriasis palmoplantar

Afecta de forma única o con cierta preferencia a palmas y plantas, habitualmente con aparición de pequeñas pústulas, que dan lugar a lesiones descamativas y eritematosas.

5. Psoriasis ungueal

Puede aparecer acompañando a cualquier tipo de psoriasis, aunque también de forma aislada o previo a la aparición de lesiones en otras localizaciones. Se puede manifestar como pequeños hoyuelos en la lámina ungueal o estriaciones a lo largo de ésta, que traducen la afectación de la matriz ungueal por la psoriasis, o también en forma de la llamada “mancha de aceite” en la zona libre de la uña.

¿Cómo se diagnostica la psoriasis?

El diagnóstico es fundamentalmente clínico, y lo ha de realizar un dermatólogo habituado a observar este tipo de lesiones. En aquellos pacientes en que hay dudas, la realización de una biopsia de piel puede aportar nuevos datos que ayuden a establecer el diagnóstico.

¿Cómo se TRATA la psoriasis?

En función de la afectación que presente el paciente, se pueden establecer diferentes niveles de gravedad de la enfermedad. Se seleccionarán los tratamientos en función de esta gravedad clínica.

En casos de psoriasis leve, se iniciará el tratamiento con medicamentos en crema (tratamientos tópicos). Habitualmente, se aplican corticoides tópicos, solos, o en combinación con agentes queratolíticos (que disminuyen la escama de la psoriasis) o derivados de la vitamina E. En función de la respuesta a los tratamientos o de la percepción del paciente, se pueden optar por los tratamientos incluidos en el siguiente grupo.

En casos de psoriasis moderadas, con afectación extensa de la piel, se puede plantear tratamiento con fototerapia, es decir, radiación UVA y/o UVB controlada por personal sanitario capacitado. También, se pueden realizar tratamientos con medicamentos. Entre ellos, se han demostrado eficaces y seguros Acitretino (derivado de la vitamina A), Metotrexate y Ciclosporina A (inmunosupresores). Estos fármacos han de ser prescritos bajo vigilancia médica y con realización de análisis de sangre para comprobar que los pacientes no presenten afectación de algunos órganos, a pesar de que esto es poco habitual.

En casos de psoriasis graves, han aparecido recientemente los denominados fármacos biológicos, que regulan el sistema inmune bloqueando algunas moléculas que han sido implicadas específicamente en el desarrollo de la psoriasis. Estos fármacos se han demostrado seguros y eficaces, aunque por otro lado, presentan un coste de tratamiento muy elevado.

FAQS SOBRE PSORIASIS

A fecha de hoy, no se dispone de ningún tratamiento curativo para la psoriasis. De todas formas, con los tratamientos actuales, se puede mantener a los pacientes con psoriasis con muy buenos resultados a medio-largo plazo.

Start typing and press Enter to search

Traductor »