In Dermatología Clínica, Enfermedades de la piel

Los puntos rubí son pequeñas lesiones sobre elevadas de color rojo intenso en forma de cúpula. Aparecen en la vida adulta, especialmente a partir de la tercera década de la vida. No es raro que los adultos de 60 años o más tengan 50-100 angiomas en el tronco.

La aparición de estos puntos de color rojo intenso puede resultar inquietante, pero no hay motivos para alarmarse. Estas lesiones inestéticas pueden eliminarse fácilmente mediante nuestro láser vascular.

Pueden aparecer en casi cualquier parte del cuerpo pero normalmente se desarrollan en el tronco y las extremidades superiores. Suelen medir uno o dos milímetros aunque, en casos excepcionales, pueden ser mayores.

puntos rubí

Los puntos rubí son lesiones benignas que no suelen provocar ningún síntoma. En ocasiones pueden inflamarse y como consecuencia picar y crecer. También pueden sangrar si sufren un traumatismo.

 

Los puntos rubí no desaparecen de manera espontánea, todo lo contrario, por lo general cada vez salen más. Es frecuente que durante el embarazo puedan aparecer un gran número de lesiones.

 

Las lesiones que no sean claramente rojizas sino azuladas o negras, provoquen síntomas o tengan un tamaño mayor al de escasos milímetros deben ser valoradas por el dermatólogo para descartar lesiones de naturaleza maligna.

 

Respecto al tratamiento, es muy eficaz con el  láser denominado Neodimio-YAG y/o el láser de colorante pulsado, que son específicos de las lesiones de origen vascular. Estos láseres son selectivos para la hemoglobina presente en los vasos sanguíneos. Toda la energía es captada por la pared de los vasos que forman los  puntos rubí de tal manera que se consigue eliminar sin dañar la piel sana circundante. Otra opción es el bisturí eléctrico o electrofulgurador. Sin embargo, en nuestra clínica no utilizamos dicho aparato por el riesgo de dañar la piel sana. Dicha tecnología está obsoleta ya que coagula el tejido sin poder tratar específicamente la lesión que queremos eliminar como se consiguen los nuevos equipos de láser.

 

El láser es un método rápido, apenas doloroso y que no deja cicatrices. En una sesión se pueden tratar numerosas lesiones. Las lesiones tratadas van desapareciendo progresivamente hasta su completa eliminación en 7-10 días.

 

Las lesiones eliminadas completamente no vuelven a aparecer. Sin embargo, el tratamiento no evita la aparición de lesiones futuras que el paciente esté predispuesto a desarrollar.

 

Fuente: Departamento de dermatología Clínica Tufet

Para obtener más información sobre las enfermedades de la piel clica aquí

Pide cita llamando al teléfono: 93 459 03 44 / 628 097 342

info@clinicatufet.com

www.clinicatufet.com

Valoración general de los Pacientes
Total: 3
Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search