In Cáncer de piel, Clínica Tufet

En dermatología existen varios tipos de “pecas”, entre los que encontramos nevus, efélides y lentigos. Los nevus son aquellas pequeñas manchas marrones planas o con algo de relieve, muy habituales en el cuerpo y que pueden encontrarse también en la cara. Las efélides son aquellas pequeñas manchas planas marrones que aparecen en la piel de la cara de personas jóvenes, habitualmente de piel blanca, y que en verano aumentan de intensidad. Los léntigos son manchas marrones planas relacionadas con la exposición al sol.

pecas-lunares-melanoma

¿Qué es el melanoma?

El melanoma es un tipo de cáncer de piel derivado de los melanocitos, que son las células de la piel encargadas de producir la pigmentación. Puede aparecer sobre una zona de piel sana, o sobre una mancha que ya existía previamente.

¿Qué personas tienen mayor riesgo de desarrollar cáncer de piel?

Las personas con gran cantidad de nevus y efélides, de piel muy clara o pelirrojos, que se quemancon facilidad, que han sufrido quemaduras solares en la infancia y personas con antecedentes en la familia de cáncer de piel, presentan mayor predisposición a desarrollar una lesión maligna, por lo que se recomienda que realicen controles regulares con un dermatólogo.

¿Cómo se puede prevenir el cáncer de piel?

La mejor manera de prevenir el cáncer de piel es evitar la exposición al sol, y utilizar protectores solares con factor de protección muy alto (FPS 30, 50, 50+). Además es conveniente que todas aquellas personas con factores predisponentes (piel clara, múltiples nevus, …) realicen un seguimiento regular con el dermatólogo con tal de diagnosticar lo antes posible un melanoma.

¿Cómo se puede saber si un lunar es benigno o maligno?

Para establecer si un lunar es benigno o maligno, el dermatólogo realiza una exploración física en la que observa todos los lunares y compara su forma, color y tamaño. Después, se realiza una exploración con un pequeño aparato llamado dermatoscopio, que consiste en una luz polarizada acompañada de una pequeña lupa, que permiten ver de forma totalmente indolora la distribución del pigmento bajo la superficie de la piel. En la mayoría de casos, con esto es suficiente para establecer qué lunares son benignos, cuáles se sospecha que puedan ser malignos, y qué otros es difícil de determinar y se considera que requieren un seguimiento estrecho. En cualquier caso, cualquier lunar que se sospeche que pueda ser maligno, se extirpará y se enviará a analizar para obtener un diagnóstico definitivo.

¿Cómo puedo yo saber si tengo algún lunar que pueda ser maligno?

Existen unos signos que deben hacer sospechar al paciente que una lesión pueda ser maligna, y que deben llevar al paciente a ser visto por un dermatólogo. Estos signos se recogen bajo las siglas ABCDE: Asimetría, Bordes irregulares, Coloración no uniforme, Diámetro mayor de 6 mm, y Evolución de la lesión (cambios en el tiempo). La asimetría es cuando una mitad del nevus no coincide con la otra mitad, los bordes irregulares son aquellos que presentan una forma similar a un mapa, la coloración no uniforme consiste en la presencia de varios colores dentro de la misma lesión, especialmente negro, azul y/o rojo. El diámetro mayor de 6 mm se refiere a un nevus mayor que la parte posterior de un lápiz. Además, otros datos a tener en cuenta son lesiones de crecimiento rápido, o que sangran de forma espontánea.

¿Cómo se quitan los lunares?

Para eliminar lunares, se pueden realizar varios procedimientos. En caso que se trate de lunares planos, o lunares en que se sospecha que puedan ser malignos, estos se han de extirpar con una pequeña cirugía y dando algunos puntos. En caso que se trate de lesiones abultadas, sin sospecha de que puedan ser malignas, se puede realizar un pequeño afeitado superficial con un resultado estético habitualmente satisfactorio, en función de la cicatrización de cada persona.

Start typing and press Enter to search

Traductor »
probioticos2 150x150 - Pecas, lunares y melanomapaseo maritimo barcelona 1 150x150 - Pecas, lunares y melanoma