fbpx
 In Prevención, Salud Femenina, Sinfonía Hormonal

La testosterona es una hormona segregada por los testículos y en menor medida por los ovarios femeninos, y en la menopausia por las glándulas suprarrenales. Afecta al desarrollo cerebral y al comportamiento sexual, entre otras acciones.

Las hormonas son sustancias de nuestro organismo que son liberadas por las glándulas y que tienen un efecto a distancia en distintos tejidos.

La hormonas controlan nuestra respuesta a la enfermedad, nuestro sistema inmunológico, nuestra respuesta al estrés, nuestro desarrollo y comportamiento sexual, nuestro metabolismo y el buen funcionamiento cerebral. Si tenemos un nivel hormonal equilibrado tenemos más salud. En algunas personas esta disminución de las hormonas se hace patente a los 40 años, en otras a los 50 o más.

Cuando la testosterona está reducida, aumenta el peso corporal, el perímetro abdominal y la presión arterial.

Los niveles óptimos de testosterona mejoran la energía y la motivación para hacer ejercicio y aumenta la masa corporal magra.

El 80 % de las mujeres post-menopáusicas padece una disminución del deseo sexual, la reposición con testosterona en gel transdérmico mejora la relación sexual en mujeres y hombres.

Está en estudio la utilización de testosterona en spray nasal que, inhalado por la mujer dos horas antes, incrementa la líbido y mejora el riego sanguíneo en los órganos sexuales, favoreciendo una relación sexual placentera.

LA TESTOSTERONA: Aumenta el deseo sexual, el bienestar emocional, ayuda a mantener la memoria y la piel tersa, disminuye el exceso de grasa corporal, favorece el mantenimiento del hueso.

Cuando los niveles de testosterona bajan, perdemos masa muscular, aumentamos el peso, sentimos cansancio, disminuye la autoestima, disminuye el HDL, la piel se vuelve seca y con poca elasticidad, el pelo se hace fino, se adelgazan los labios, se caen los párpados, los pómulos y aparece ansiedad.

La testosterona disminuye en la menopausia, en la depresión, en el estrés que agota las suprarrenales, en la endometriosis, en los traumas psicológicos, con los anticonceptivos, con la toma de estatinas (fármacos para la disminución del colesterol), y en el parto.

Para realizar un tratamiento con remplazo hormonal de testosterona, tiene que optimizarse el nivel de estradiol. Sin suficiente estrógeno, la testosterona no se puede unir a los receptores cerebrales. Como siempre, cuando hacemos terapia hormonal, debemos tener en cuenta que nuestras hormonas no actúan solas, siempre en armonía unas con otras. Debemos respetar el lenguaje hormonal, la sinfonía que forman entre ellas.

Start typing and press Enter to search

Traductor »
radiesseslide 150x150 - La testosterona en la mujercarpe diem slide 150x150 - La testosterona en la mujer