In Nutrición, Unidad Sobrepeso y Obesidad

La obesidad, es decir, el exceso de grasa corporal, es tan antigua como la humanidad. Las ideas y conocimientos que se han tenido sobre ella han variado a lo largo de la historia en función de la evolución cultural, los descubrimientos médicos y el desarrollo de otras ciencias relacionadas con la medicina, así como la modificación de la consideración social y estética que se tiene sobre ella.

Control de peso - La Obesidad

En el siglo pasado, la sociedad ha adoptado modelos estéticos más estilizados, y a la par, tenemos un acceso desbordado al consumo de alimentos y hemos reducido notablemente la actividad física cotidiana, esto ha dado lugar a que la obesidad  no sólo  esté presente en individuos  o familias determinadas sino que progresivamente se  ha convertido, en el siglo XXI, más allá de un estigma negativo en cuanto a imagen, como una enfermedad metabólica crónica de origen multifactorial que afecta la vida física y psíquica de la persona, con enfermedades asociadas como enfermedad cardiovascular, diabetes, hipertensión, dislipemias,  hígado graso que puede desarrollar cirrosis o algunos tipos de cánceres. Alteraciones  que limitan la esperanza de vida y deterioran la calidad de la misma. El exceso de grasa corporal está adquiriendo proporciones epidémicas por lo que requiere un diagnóstico, un pronóstico y un tratamiento adecuados.

¿Por qué ha aumentado la obesidad en la sociedad moderna?

Las conductas alimentarias instintivas han ido perdiendo protagonismo en nuestras vidas, actualmente los factores sociales priman sobre los metabólicos. Cuando repetimos de manera habitual un comportamiento alimentario y lo mantenemos durante un tiempo se producen cambios en los factores que regulan el apetito, por ejemplo, con la ingesta de altas cantidades de grasa (carnes, embutidos, bollería, etc.), se produce un aumento de NPY, sustancia que produce un aumento del apetito, aún cuando nuestro organismo no requiera aporte de energía.

El ritmo de la ingesta, comer rápido no deja tiempo para que se pongan en marcha todos los mecanismos fisiológicos que controlan la saciedad y esto hace que no recibamos la señal del final de la comida.

adelgazar - La Obesidad

Tanto el tamaño de las raciones como el tipo de alimento han variado por influencias culturales, vivimos en la abundancia de comida, la industria alimentaria elabora alimentos muy palatibles, de gran densidad energética y a menudo con poco valor nutricional, en la última revisión de la pirámide de la Dieta Mediterránea se incluye el concepto de frugalidad, favoreciendo el consumo de alimentos  locales, respetando la estacionalidad y respetuosos con el medio ambiente. Con la abundancia aparece un fenómeno de saciedad sensorial-específica, que hace que, a pesar de estar saciados hacia un determinado alimento, seamos capaces de reiniciar la ingesta de otro alimento que se nos presente atractivo.

La comida rápida, el no tener tiempo de cocinar.

Un  factor que merece especial atención es  el estrés. El estrés psicológico crónico influye sobre el control de la ingesta y el comportamiento alimentario. Sucesos, adversidades de la vida, que superan nuestra capacidad de afrontarlos nos llevan a padecer estrés psicológico crónico, cuando esto sucede se elevan los valores de cortisol en nuestro organismo poniendo en marcha unos mecanismos de aumento del apetito y disminución del gasto energético, produciéndose un aumento de grasa corporal, especialmente en la zona abdominal.

Start typing and press Enter to search

Traductor »
dietamedi sl 150x150 - La Obesidadnavidadnutricion 150x150 - La Obesidad