fbpx
 In Dermatología, Enfermedades de la piel

 

Las infecciones de la piel pueden tener diferentes orígenes:

  • Bacterianas: impétigo, foliculitis, erisipela, celulitis, …
  • Víricas: verrugas, herpes simple, herpes zóster, molusco contagioso, …
  • Hongos: pie de atleta, onicomicosis, tiñas, …
  • Parasitarias: sarna, piojos, …

 

Además, dentro de la dermatología también se engloban las enfermedades de transmisión sexual.

INFECCIONES DE LA PIEL BACTERIANAS

Las infecciones de la piel BACTERIANAS  ocurren como consecuencia de que a través de una pequeña herida en la piel una bacteria pasa a producir una infección. Esta infección puede ser superficial en el caso del impétigo o las foliculitis o de las capas más profundas de la piel en el caso de la celulitis o la erisipela.

En el caso del impétigo o las foliculitis, la clínica consiste en la aparición de lesiones agrupadas en una misma zona junto con molestias al tacto. Cuando la infección es profunda suele acompañarse de fiebre, mal estado general y dolor en la zona afectada.

Su diagnóstico la mayoría de las veces es clínico, y se establece con los síntomas que explica el paciente y las lesiones que observa el dermatólogo. En algunas ocasiones puede ser de utilidad la realización de un cultivo para conocer el germen causante y tratar de eliminarlo.

Estas infecciones una vez diagnosticadas han de ser tratadas con antibiótico, aplicado en cremas, en pastillas, o combinación de ambos, dependiendo del tipo de afectación que presente el paciente y la extensión de las lesiones.

INFECCIONES DE LA PIEL

IMPÉTIGO

 

 

 

 

 

 

 

INFECCIONES DE LA PIEL VÍRICAS

Las infecciones  de la piel VÍRICAS  pueden aparecer en áreas de piel previamente sana que entra en contacto con el virus, y no precisan de pequeñas heridas o traumatismos en la piel para aparecer. Estos agentes causan lesiones habitualmente superficiales en la piel.

Las verrugas víricas están producidas por virus de la familia de los papilomavirus, capaces de producir verrugas en manos y en pies, verrugas planas en cara o extremidades, y los conocidos como condilomas genitales.

Los moluscums son pequeñas verrugas del color de la piel normal, muy frecuentes en niños, aunque también pueden afectar a adultos.

El grupo de los herpes pueden producir varios tipos de infecciones sobre las que podrá leer más aquí.

Las verrugas y los moluscos en la mayoría de ocasiones no producen ningún síntoma, únicamente se pueden observar las lesiones en la piel. En ocasiones una verruga o un molusco se puede inflamar por la manipulación de la lesión o por un traumatismo en la zona, y en estas circunstancias puede ocasionar molestias.

El diagnóstico de estas lesiones es clínico, aunque en ocasiones puede ser de ayuda la toma de una muestra con estudio al microscopio para determinar de forma más precisa el diagnóstico.

El tratamiento de estas lesiones se puede realizar mediante varios métodos.

En el caso de los moluscos se puede adoptar una actitud expectante y actuar si presenta muchas lesiones, o intentar eliminarlas mediante el legrado (raspado con cucharilla) de las lesiones tras aplicación de crema anestésica (sobretodo en niños, menos necesario en adultos).

También es posible intentar la aplicación de unos productos químicos con la intención de irritar las lesiones y que el propio organismo lo acabe eliminando.

infecciones de la piel

MOLUSCO

infecciones de la piel

VERRUGAS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En cuanto a las verrugas víricas, suelen requerir tratamientos algo más agresivos para conseguir su erradicación. Las verrugas pueden tratarse mediante quemadura por frío (congelación de la lesión con nitrógeno líquido, conocido como crioterapia), aplicación de productos queratolíticos (eliminan progresivamente capas superficiales de la piel), eliminación de la lesión por legrado y coagulación de la herida, o el uso de láser CO2.

 

INFECCIONES DE LA PIEL POR HONGOS

Los hongos pueden producir infecciones en cualquier lugar de toda la superficie corporal, aunque existen ciertas localizaciones que se afectan con mayor frecuencia, como son los pliegues y los pies. También afectan con relativa frecuencia las uñas.

Las infecciones de la piel por HONGOS pueden ser asintomáticas u ocasionar picor, enrojecimiento y escozor. Cuando las lesiones están en pliegues, pueden ocasionar también fisuración o grietas dolorosas y exceso de descamación. En el resto del cuerpo, suelen adoptar una forma anular, con un borde rojo y un centro de color de la piel normal, con descamación.

En el caso de las uñas, suelen mostrar cambios de coloración que habitualmente se inicia en el borde libre de la uña y se extiende hacia la zona de la matriz. También puede verse desmoronamiento de los bordes de la uña, levantamiento de ésta y engrosamiento.

El diagnóstico es clínico, y habitualmente se acompaña de un cultivo de las lesiones para establecer cuál es el hongo que causa la infección.

El tratamiento en el caso de las tiñas del cuerpo consiste en aplicar medicamentos antifúngicos en crema, o si las lesiones son muy extensas, acompañar las cremas con pastillas. En caso de que las lesiones se encuentren en el cabello o las uñas, el tratamiento se ha de hacer en forma de pastillas, acompañado o no de tratamiento en crema. En el caso de las uñas se dispone de una alternativa para el tratamiento que también se ha demostrado eficaz: el láser.

infecciones en la piel

HONGOS

 

 

 

 

 

 

INFECCIONES DE LA PIEL PARASITARIAS

Las infecciones de la piel PARASITARIAS  están producidas por insectos, algunos de ellos visibles a ojo desnudo y otros no.

La sarna está producida por un ácaro microscópico que vive en el interior de la piel humana, excavando pequeños surcos en los que se introduce. El parásito no afecta a otras especies de animales, por lo que los animales no transmiten esta enfermedad.

Ocasiona un picor muy intenso que es producido por una reacción alérgica al parásito y sus residuos. Este picor característicamente es más intenso por la noche y dificulta el sueño.

Suele afectar a los pliegues interdigitales, cara anterior de las muñecas, axilas, mamas en mujeres y genitales en hombres, y suele respetar la cabeza.

El diagnóstico también se establece mediante la clínica, y en caso de disponer de un microscopio, se puede realizar un raspado de escamas para observar el parásito o sus deshechos.

El tratamiento consiste en aplicar un medicamento antiparasitario según las indicaciones de un médico experimentado. A pesar de realizar el tratamiento correctamente es posible que el picor persista tras la curación.

INFECCIONES DE LA PIEL

SARNA

 

 

 

 

 

 

 

 

Los piojos son una infestación externa relativamente frecuente en la infancia. Provocan picor en el cuero cabelludo y parte alta de la espalda producidas por la picadura del insecto.

Su diagnóstico se establece mediante la observación directa del parásito o de las liendres, y su tratamiento consiste en la aplicación de un medicamento antiparasitario o de agentes siliconados que ocasionan la muerte de estos insectos por asfixia, junto con la posterior eliminación de las liendres para evitar recidivas.

 

Más información sobre enfermedades de la piel aquí

 

Fuente: Departamento de dermatología de Clinica Tufet

Pide cita en los teléfonos:

93 459 03 44 /628 097 342

info@clinicatufet.com

www.clinicatufet.com

 

Start typing and press Enter to search

Traductor »
articulo cancer de piel vanguardia enero 15 1024x704 150x150 - Infecciones de la pielvitiligoclinicatufet 150x150 - Infecciones de la piel