fbpx
 In Alergias, Clínica Tufet, Medicina Estética Corporal

Dermatitis es un término que se refiere a varias formas de irritación de la piel. También se le denomina Eccema.

¿Por qué aparecen los eccemas?

Hay múltiples factores que pueden condicionar la aparición de eccemas, entre los que encontramos las alergias de contacto, el contacto con productos irritantes, la dermatitis atópica, la dermatitis seborreica y otras entidades.

¿Son contagiosos?

No. La presencia de eccemas en la piel indica que la piel está dañada por algún factor que la ha irritado, pero en ningún caso se contagian de persona a persona.

¿Existen varios tipos de eccema?

Si. Los eccemas se agrupan en función de sus características en el momento de la exploración. Aquellos eccemas más rojos, con formación de pequeñas vesículas en su superfície, y en ocasiones de aspecto húmedo, se denominan eccemas agudos, y dan idea de que la causa de su aparición ha sido reciente.

A medida que avanza el tiempo y la lesión persiste, estas lesiones dejan de ser húmedas y dejan de tener vesículas, con lo que pasan a ser lesiones subagudas.

Finalmente, si la lesión persiste a lo largo del tiempo, suele adquirir un aspecto de piel engrosada, algo descamativa y de color marronáceo. En estas situaciones, hablamos de eccema crónico, y da a entender que se trata de una lesión cuya causa se ha mantenido a lo largo del tiempo, o que no ha sido tratada y el paciente ha mantenido mediante el rascado.

¿Cuáles son los tipos más habituales?

En los niños, la causa más frecuente de eccemas es la dermatitis atópica, salvo en niños menores de 3 meses, en los que la dermatitis seborreica es altamente frecuente. La dermatitis atópica consiste en una condición de la piel con tendencia a la pérdida de agua y la deshidratación, de forma que no puede realizar de forma correcta su función de barrera, y la predispone a la aparición de eccemas por múltiples factores. Suelen empeorar en invierno con el frío y la sequedad y requieren de la aplicación de abundantes cremas hidratantes específicas para su condición.

 

Dermatitis atópica

dermatitisseborreica

 

En los adultos, son más frecuentes otros tipos de eccema. Una de las posibilidades es la dermatitis seborreica, que se caracteriza por aparición de zonas enrojecidas y descamativas principalmente a los lados de las alas nasales, en la zona de las cejas y el mentón, y en cuero cabelludo en forma de descamación, aunque puede aparecer también en centro del tórax y zona genital. En los niños la forma más habitual es la denominada costra láctea, que consiste en la formación de una descamación abundante y compacta adherida al cuero cabelludo.

También pueden aparecer eccemas por contacto con productos irritantes (dermatitis irritativa de contacto), ya sea por manipulación laboral de substancias irritantes, o también la llamada dermatitis del ama de casa, producida por el contacto con jabones y detergentes, y el lavado de manos continuo.

Con menor frecuencia también se pueden producir eccemas por contacto con substancias a las que se es alérgico (dermatitis alérgica de contacto), aunque esta posibilidad es la menos frecuente de las mencionadas. Las dermatitis alérgicas habitualmente aparecen sólo en la zona con la que se contacta a la substancia a la que se tiene alergia, como puede ser en personas con alergia a níquel, que desarrollan eccemas en la zona de roce del botón del pantalón o al ponerse algo de bisutería. En casos de lesiones más extensas, es frecuente que la alergia sea causada por algún conservante de champús o geles corporales, o conservantes de los detergentes y/o suavizantes de la ropa. También cabe la posibilidad de que la substancia que produce la alergia se encuentre en el ámbito laboral.

¿Cuál es el tratamiento de los eccemas?

Para tratar los eccemas, en primer lugar es importante establecer un diagnóstico. Una vez diagnosticada su causa, se pautará un tratamiento. En caso de alergias o irritaciones, es fundamental evitar el factor que lo provoca, además de tratar el eccema con corticoides tópicos, y en casos graves, también orales. Las dermatitis seborreicas frecuentemente se benefician de tratamientos tópicos con buenos resultados.

Las dermatitis atópicas presentan más dificultades de tratamiento. Es fundamental mantener un cuidado estricto de la piel para evitar la aparición de brotes. Ello se llevará a cabo con cremas hidratantes especialmente diseñadas para este tipo de pieles utilizadas de forma diaria, y el uso de jabones para el baño sin detergente, para evitar agresiones a la piel y la sequedad que producen. Para el tratamiento de las lesiones, se utilizan cremas de corticoides, con o sin antibiótico asociado en función de las lesiones, antihistamínicos orales para ayudar con el picor, y corticoides orales y/o fármacos inmunosupresores en los casos más graves y resistentes a los tratamientos previos.

 

Fuente: Departamento de dermatología de Clinica Tufet

Pide cita en los teléfonos:

93 459 03 44 /628 097 342

info@clinicatufet.com

www.clinicatufet.com

 

Start typing and press Enter to search

Traductor »
alimentos con niquel 150x150 - Eccema y dermatitispeeling prx t33clinicatufet 150x150 - Eccema y dermatitis