botox

FAQs sobre Botox

La toxina botulínica tipo A se utiliza para conseguir relajar o debilitar los músculos de la mímica a través de inyecciones intramusculares.

La toxina botulínica es una proteína altamente purificada que se extrae de una bacteria y que tiene la capacidad de interrumpir el impulso nervioso que origina una contracción muscular. Se utiliza en el tratamiento de las arrugas de expresión desde principio de los años 90.

1- “La toxina botulínica es una proteína bacteriana natural”
Verdadero

2- “No debe aplicarse durante el embarazo”
Verdadero

3-“La toxina botulínica se utiliza cada vez más como efecto preventivo”. Verdadero

4-“La sensibilidad táctil de la piel, no resulta afectada”
Verdadero

5- “La toxina botulínica previene futuras arrugas”
Verdadero

6-“Puede acumularse en el cuerpo a lo largo del tiempo”
Falso

7- La toxina puede desplazarse a través del cuerpo”
Falso

8-“La toxina botulínica causa adicción”
Falso

9-“Los resultados pueden verse a partir de las 48 horas”
Verdadero

10-“Los efectos disminuyen al quinto mes aproximadamente”
Verdadero

11-“Una vez que el efecto va desapareciendo, uno se ve más defectos que antes” Falso

Otras Aplicaciones del Botox

El botox no sólo sirve para tratar las arrugas, sus propiedades son tan variadas que se utilizan para diferentes aplicaciones no sólo estéticos, sino para mejorar síntomas o enfermedades médicas.

Uno de los tratamientos más solicitados del botox es para eliminar el exceso de sudoración o hiperhidrosis.  La inyección de botox produce una disminución localizada, prolongada y reversible de la transmisión colinérgica, inhibiendo la liberación de acetilcolina que es la sustancia que desencadena el mecanismo de la sudoración.

El efecto se debe a un bloqueo selectivo de la función de las glándulas sudoríparas a nivel de la zona de inyección y por tanto disminuye la producción de sudor en la zona donde se ha inyectado.

Start typing and press Enter to search