In Celulitis

¿Qué es la Anatomía de la celulitis?

Cirujanos y anatomistas han ignorado durante muchos años el sistema fascial superficial del tronco y las extremidades.

Incluso han dudado de su existencia como una entidad propia y distinta.

Pero la fascia superficial existe y es funcionalmente importante.

Es importante entender la anatomía

Entender la anatomía de esta estructura, y los cambios patológicos que ocurren con la edad puede ayudar a explicar las deformidades que aparecen en el contorno corporal, y aportar las bases para su corrección.

El sistema fascial superficial es una red de tejido conectivo que se extiende desde el plano subdérmico hasta la fascia muscular subyacente.

Consiste fundamentalmente en una o más membranas de grosor muy fino, dispuestas de forma horizontal, separadas por acúmulos de tejido graso de distintos grosores, y entrecruzadas por septos fibrosos que están interconectados de forma vertical u oblicua.

Anatomía de la celulitis

¿Cuál es la función del sistema fascial?

La función primaria del sistema fascial superficial es revestir, contener, y dar forma a la grasa del tronco y las extremidades, así como sostener la piel sobre los tejidos subyacentes.

Con la edad y la exposición solar, todo el sistema fascial y graso superficial se relaja y se estira, resultando en una ptosis del tejido blando, una deformidad de los depósitos pseudo-grasos, y la aparición de celulitis.

Las imágenes obtenidas mediante resonancia magnética demuestran que en las áreas con celulitis, los septos fibrosos se encuentran contracturados y esclerosados, anclando la piel hacia abajo a una distancia fija.

De forma concurrente, las células grasas ganan volumen con el aumento de peso y la captación de agua, promoviendo la herniación y el abombamiento del tejido graso sobre la dermis.

Esto genera visiblemente la piel de naranja característica de la celulitis.

Sistema fascial según el sexo 

El sistema fascial superficial varía entre sexos, según el tipo de tejido adiposo y la región corporal donde se encuentre.

Los puntos de referencia topográfica corporal son el resultado de la anatomía del sistema fascial superficial (zonas de adherencia) y su interrelación con la grasa y la fascia muscular.

La anatomía del sistema fascial superficial de los muslos difiere en la cara anterior de los muslos respecto a la posterior.

De igual modo su estructura y distribución no es igual en el hombre y en la mujer.

En el hombre, los septos fibrosos son gruesos y resistentes, y estructuralmente se encuentran orientados de forma entrecruzada, lo que otorga más fuerza a toda la red de apoyo de los acúmulos grasos.

Además, hormonalmente la distribución del tejido adiposo en el hombre se localiza preferentemente en abdomen en forma de grasa visceral, sin afectar tanto a los muslos (distribución androide).

De modo que tenemos un sistema fascial superficial potente que no debe soportar un gran acúmulo graso. Es ideal.

En el caso de la mujer…

En la mujer, de forma general, los septos fibrosos son más finos y laxos, y están orientados de forma perpendicular, de modo que no existe un entrecruzamiento de los mismos, por lo que no existen puntos de carga que sirvan de sostén.

Para más inri, este sistema es todavía más fino y laxo en la cara anterior de los muslos, lo que no nos permite diferenciarlo bien del resto de tejidos blandos ni localizarlo de forma específica para tratarlo.

Incluso, intentar tratarlo mediante métodos físicos como la subcisión podría conllevar la aparición de deformidades del tejido graso.

Por otro lado, la influencia estrogénica de la mujer predispone la localización del tejido graso a las caderas y muslos (distribución ginoide).

En conclusión, nos encontramos con un sistema fascial superficial débil que debe soportar un gran acúmulo graso. He aquí el inicio de la celulitis.

Valoración general de los Pacientes
Total: 0

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search